EL TOTEM TOUR 2014

De Róterdam a Águilas

Relato del viaje desde el Totem
 1 de agosto de 2014:  salida de los Países Bajos

Después de 35 años, el Totem abandona el puerto Bakkerskil en la localidad neerlandesa de Krimpen a/d Lek, siendo despedido por amigos y vecinos.

Debido a que el Totem tiene una altura de 25 metros, los puentes deben izarse a su paso. Hasta llegar a mar abierto, se deben cruzar los siguientes puentes: Van Brienenoordbrug, Koninginnebrug (seguido del Hef) y el Erasmusbrug. Unos puentes que determinan la imagen de Róterdam.
En el camino vemos a familiares y amigos que se despiden de nosotros e incluso en la localidad costera de Hoek van Holland algunos amigos nos dan el último adiós desde sus bicicletas.

Una vez en el mar, el sol luce, pero sopla poco viento, el Totem avanza lentamente de una ola a la siguiente.

Además del capitán Evert y su mujer Corry, la tripulación está por compuesta por otros cinco miembros: Fred, Hans, Christine, Mike y Daniël. Las jornadas continuas empiezan y la tripulación de siete miembros se divide las guardias. Tres turnos de dos personas y el capitán Evert que supervisa todo; por suerte todos nos llevamos bien.
 
En torno al mediodía del sábado 2 de agosto, pasamos por delante de la costa belga, y al final de dicho día avistamos Calais. Tenemos mucho viento en contra.
 
Más adelante tendríamos más suerte en cuestión de viento y corrientes y avanzamos bastante, navegamos bien y el Wokkel (la nueva turbina eólica) gira a gusto, aunque desafortunadamente el resultado aún deja que desear, pero seguro que eso mejorará.

El lunes 4 de agosto sobre las 13 horas llegamos a Alderney, donde anclamos durante dos noches. El miércoles por la mañana partimos en dirección a Brest, donde dormimos en una bahía. El viernes por la mañana zarpamos con los primeros rayos del día para iniciar la travesía hacia el Golfo de Vizcaya. Vemos los primeros delfines, que juegan en la proa del Totem.

Una vez llegados al Golfo de Vizcaya avanzamos rápidamente, hasta que nos encontramos en medio de una tormenta considerable. Por suerte solo durante una noche, navegamos con dos velas grandes y la proa al viento (con el viento a favor). El Totem se siente algo perdido. Aunque esto no es realmente cierto, de lo que se trata es de escapar sin daños del coletazo del huracán Bertha (algo de lo que nos enteramos más tarde).
 
A la mañana siguiente la tormenta da paso a vientos de fuerza 6-7 y podemos disfrutar de un día excepcional, mientras surcamos olas espectaculares. Desafortunadamente, el huracán Bertha resultó ser demasiado potente para el Wokkel, el freno no estaba fabricado para resistir tales azotes, terminando por desequilibrar al generador eólico, Evert en Mike se subieron a la estructura metálica para bloquear las hélices con una cuerda.
 
Seguimos nuestro viaje y anclamos en la localidad española de Baiona, ya que teníamos el viento y las corrientes en contra. Hoy estamos a martes 12 de agosto. Todos los días vemos delfines, sobre todo al atardecer. Se acercan al Totem y juegan con la proa. Una tarde vemos a lo lejos cómo una ballena echa agua y también vemos un momento su espalda. La vida en el océano es increíblemente bella.
 
Lo que también es precioso, son las estrellas por la noche. Apenas hay nubes y debido a que el entorno es tan oscuro, podemos ver bien la Vía Láctea! La tripulación del Totem acabó por llamarle The Milky Way, porque les gustaba el nombre y les recordaba a los ricos chocolates que se venden en los Países Bajos.
 
Jueves 14 de agosto a finales de la tarde: llegada a Cascais, una localidad cercana a Lisboa, donde permanecemos dos días y donde Fred y Christine abandonan el barco.
 
Después de Cascais vamos a Lagos, donde nos quedamos incluso 4 noches. Un puerto agradable donde nuestros gatos Gijs en Gus desembarcan directamente. Cambio de guardia: Mike y Hans se bajan del barco e Ilse y Tiana suben a bordo.
 
El Totem navega vía Gibraltar a Almerimar, donde el director comercial de Koppert España, Kris de Smet, nos hace una visita por la tarde. El velero permanece unos días amarrado en Almerimar, donde se pone a punto con banderas publicitarias y pancartas de Koppert para su llegada festiva a Águilas el 22 de septiembre.

PD: Hasta aquí el relato. Cabe mencionar que a bordo iban cuatro animales, a saber, Gijs y Guus, dos gatos (hermanos) y Doris y Monda, dos Cavelier King Charles Spaniels. Aunque los dos gatos se marearon al principio, luego disfrutaron del viaje. Los perros estaban en su salsa e incluso durmieron durante la tormenta.